ARQUITECTURA Y METAVERSO, POR RUBÉN MUEDRA

ARQUITECTURA Y METAVERSO. RUBÉN MUEDRA NOS HABLA SOBRE EL FUTURO DE LA ARQUITECTURA

Han pasado más de 2.000 años desde que Vitruvio definía los tres principios básicos de la Arquitectura Clásica:  Firmitas, Utilitas y Venustas (Resistencia, Funcionalidad y Belleza). Vitruvio aseguraba que sin uno de estos tres principios la obra no podía considerarse una obra arquitectónica.

Sin embargo, hoy tratamos de comprender la trascendencia de la Arquitectura Virtual aplicada al Metaverso. El concepto de Arquitectura Virtual ha evolucionado desde las primeras experiencias de la Arquitectura asistida por computadores en los años 60, pero ha tomado auge desde el boom de lo virtual, a finales del siglo XX, con la Competencia Internacional La Casa Virtual celebrada en 1997. En la actualidad el concepto se enfoca en la Arquitectura hecha para el ciberespacio, aplicando tecnologías de Realidad Virtual, inmersiva o no. Entre los pioneros de esta disciplina, se destaca Marcus Novak, quien en los albores de los 90 expuso el ensayo Arquitectura Líquida y a partir de esa época se originó una serie de documentos afines sobre este tema en Internet. De esta forma nacen los conceptos de Arquitectura Líquida (Architetture liquide nel Cyberspazio) de la cual surgen las ideas de virtual y virtualidad para referirse a espacios intangibles físicamente pero completamente vivenciales, dentro de un modo controlado como lo es el ciberespacio; en referencia a la arquitectura líquida, Novak expresa:

“Es una arquitectura que respira, pulsa, salta en una forma y cae en otra. La arquitectura líquida es una arquitectura cuya forma es contingente al interés del usuario; una arquitectura que se abre para acogerme y se cierra para defenderme; una arquitectura sin puertas ni pasillos, donde la próxima habitación está siempre donde la necesito y es como la necesito.”

La identificación y exploración de un ámbito virtual en el cual se generan proyectos de arquitecturas completa, entre digitales tanto en su representación, como en sus características arquitectónicas. En este tipo de ambiente virtual pueden manejarse los conceptos y comportamientos del ciberespacio, como la inmaterialidad, la incorporeidad, la instantaneidad en el traslado de un punto a otro, es decir, el desplazamiento no convencional, como el vuelo o la tele transportación. También se puede utilizar conceptos no construibles, como portales que aparecen cuando uno se acerca, cambios en el “ambiente exterior” que se visualiza cuando se está en el mundo, cambios en el comportamiento del mobiliario arquitectónico o urbano. las posibilidades de innovación formal y funcional son casi ilimitadas. A los efectos del presente evento y consecuentes con las más promisorias tendencias de la época actual, se denominará esta última fase como arquitectura virtual o arquitectura hecha para el ciberespacio.

Los Metaversos son entornos donde los humanos interactúan social y económicamente como avatares, a través de un soporte lógico en un ciberespacio, el que actúa como una metáfora del mundo real, pero sin sus limitaciones. El metaverso está compuesto generalmente por múltiples espacios virtuales tridimensionales, compartidos y persistentes, vinculados a un universo virtual percibido.

Así pues, la Arquitectura Virtual da lugar al espacio en el que se produce la posterior interacción social y económica, completando de esta forma el entorno virtual interactivo que conocemos como Metaverso.

Libre de restricciones como la física, las propiedades de los materiales y los costos de construcción, el Metaverso abre un nuevo ámbito de expresión arquitectónica. Incluso muy alejado de otras arquitecturas no construidas, como arquitecturas temporales o efímeras.

De esta forma, tal y como definía Vitrubio, la Arquitectura Virtual debe ser capaz de responder a los tres principios:

Firmitas: Los proyectos deben ser estables y estar optimizados a la tecnología y dispositivos de interfaz humana que los van a soportar, de forma que permitan una experiencia realística de interacción inmersiva entre usuarios.

Utilitas: Los proyectos deben responder a una función, si bien el entretenimiento y las relaciones sociales pueden ser las más evidentes, no serán las únicas funciones a la que el Metaverso de solución: intercambio de conocimientos, colaboración profesional, comunicación cultural, arte, educación, salud, comercial, etc.

Venustas: Más allá de la belleza en su sentido literal, la arquitectura virtual multiplica exponencialmente la capacidad de la arquitectura para sugerir, provocar o sorprender.

El desarrollo de la tecnología, con una internet verdaderamente inmersiva que facilita un nuevo nivel de espontaneidad realista en las interacciones sociales, y la internet de valor que permite una colaboración económica verdaderamente global, sin límites físicos ni territoriales, nos aproximan a una nueva revolución tecnológica inminente, el Metaverso.

Galería